lunes, 26 de octubre de 2015

No soy autónomo pero...


Hoy, más que información, voy a hacer un breve artículo de opinión, versado en una situación y conversación que se repite día tras día... en muchos lugares en los que frecuento.

No soy Autónomo, y en mi futuro más cercano, no es una de mis metas. No por nada, sino porque mi trayectoria profesional/laboral me ha encaminado a trabajar en otros caminos. Por ello, ni me considero ni más ni menos trabajador, ni más ni menos capacitado, ni más ni menos motivado... y por supuesto, en mi pensamiento laboral diario, no está el hecho de, quizá, tener mayor rendimiento económico a una posible baja, algo con lo que algunos autónomos están obsesionados.

Yo, no soy autónomo, pero si que soy Responsable con mi Trabajo y conozco perfectamente mis derechos y mis obligaciones, y soy lo suficientemente profesional para, tal y como me enseñó mi gran amigo Chema, "ser consecuente hasta con el error".

No entiendo porqué tantas comparativas, que parecen que ser trabajador por cuenta ajena sea un verdadero chollo, o que por serlo tengamos solucionada parte de nuestra vida. Incluso a veces, se separa o se disgrega la palabra profesional de la de empleado... cuando hay empleados muchos más profesionales que esos "profesionales". ¿Empleado? A mi me gusta más llamarlo Colaborador como así lo manifesté en mi charla sobre la Gestión del Cambio en el Centro de Innovación de Despachos Profesionales.



Quienes me conocen, saben que soy una persona emprendedora, a veces en exceso, con múltiples ideas, iniciativas, colaboraciones, en muchos casos, estoy seguro que en mayor medida que muchos autónomos que jamás se han preocupado mucho más allá de explicar las horas que trabajan, o "lo poco que me quedará de jubilación". Soy consciente que a mi, me quedan tantos o más años trabajando de los que actualmente llevo en activo. Me queda "mucha guerra por dar". Y la daré... que no os quepa ninguna duda. Por cierto, si en un "tiempo X", tengo un proyecto serio, una idea que puedo llevar a cabo, y tengo que dar el salto al Régimen de Autónomos, que nadie dude que lo haré, con todas las consecuencias. Mi reto, seguirá siendo el mismo... hacer el trabajo con la máxima calidad posible, como siempre he hecho.

Soy consciente que también hay mucho desconocimiento, reconozco que en ocasiones por falta de tiempo (aunque no debería ser una excusa), de la normativa y posibilidades laborales y fiscales del régimen de autónomos. ¿Por qué? ¿Dónde se pierde el eslabón de la información?

En definitiva, lo que deseaba exponer, es que lo importante no es ser trabajador por cuenta propia o por cuenta ajena, lo importante, es ser trabajador, responsable, tener motivaciones y esforzarse y formarse para obtener unos resultados satisfactorios.

Los autónomos, como los demás, se ponen enfermos, tienen que ir al médico, a los juzgados, o a renovarse el carnet de conducir... y "caraduras" los hay en todos los sitios, por ello, me indigno muchas veces cuando escucho según qué comentarios.

Lo diré una vez más, "yo no soy autónomo, pero soy responsable con mi trabajo"



Alberto Joven

2 comentarios:

  1. Hola Alberto,
    Totalmente de acuerdo contigo, yo llevo toda mi vida laboral trabajando para otros. Considero a mi empresa mi medio de vida y valora que el buen trabajo realizado en la misma hace que pueda funcionar mejor y esta tenga mayor competitividad, siendo mas fácil que los clientes se sientan satisfechos con el trabajo realizado.

    No pienso si el dueño de la empresa Autónomo, gana mucho o poco, yo tengo la oportunidad de poder elegir otros trabajos con unas funciones diferentes y con una actividad o responsabilidades diferentes.

    Pero el trabajador, debe guardar su responsabilidad de contrato por una labor y por un salario y esto no es menos que ser Autónomo o Empresario, siempre podemos elegir si quiero o no quiero continuar en la empresa, por sentirme explotado, mal tratado o porque el dueño gana mucho.
    Un saludo.

    Juan Estringana

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por el comentario Juan.

    Reitero cada una de tus palabras, y te agradezco que hayas leído mi artículo.

    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar