viernes, 6 de octubre de 2017

Los miedos del mediocre

Vengo guerrerillo hoy... y por el título del post, supongo que ya lo podíais imaginar. Seguro que este post a unos les gustará mucho, a otros no les gustará nada ... y otros se picarán y ni siquiera lo terminarán de leer... ¡¡qué le vamos a hacer!!

Apuesto un Kas de Limón a que todos conocéis algún/a mediocre en vuestro entorno personal, de esos que siempre están enfadados, o que aparentan ser felices, pero solo lo son cuando superan en alegría a los que les acompañan. El mediocre, normalmente nunca es feliz por él mismo, sino por alguna situación en la que, o bien supera a su adversario, o bien se jacta de una desgracia o suceso de su rival. Ni más, ni menos.

En las empresas, en el mundo laboral, en las relaciones laborales, pasa exactamente lo mismo. Existen los mediocres, no solo a nivel de empleados sino también en las jefaturas y direcciones de empresas y RRHH... ¡¡y vaya si existen!! 

Es muy difícil lidiar con este tipo de personas. Los jefes mediocres, los responsables mediocres, suelen ser personas inseguras psíquicamente, con pocos recursos, falta de valía, y que solo son felices (momentáneamente) generando algún tipo de presión o muestra de mandato sobre los demás... un "porque lo digo yo" en toda regla. Además, les molesta verse superados por sus colaboradores, y no soportan ser rectificados o aconsejados por un "inferior". El trabajo en equipo, solo lo ven óptimo cuando algo depende de ellos, si bien, en muchos de los casos son el verdadero lastre de dicho equipo. 

😄😄😄 Me río, porque seguro que ya os ha venido alguien a la mente.



Además de, el mediocre en el ámbito laboral, también lo es en el ámbito particular, y al final, resulta cierto que a tus jefes y compañeros de trabajo, nunca los reconocerás o recordarás por su valía, sino por su forma de ser. Jamás recordarás a tu compañero de cadena por las 350 piezas que sacaba a la hora, sino por como era como persona con los demás compañeros. Jamás recordarás a tu jefe porque se sabía los artículos del Codigo Penal, sino por su forma de ser con sus colaboradores y empleados. ¿Es así?

Otro de los problemas que tiene el mediocre con su ego, es que no soporta el intraemprendimiento voluntario de personas que quieren seguir dando un paso más hacia adelante. El mediocre no crece más, y su equipo, tampoco. A partir de sus conocimientos intenta desarrollar una función y no ve necesario la formación, ni el seguir ilustrándose sobre su profesión. Hasta ahí, podríamos incluso aceptarlo. Lo inaceptable, es que el mediocre no quiere que los demás progresen, crezcan, se formen... por miedo a verse superado. Su equipo se convierte en un equipo pasivo, sin ilusión, sin motivación, sin recursos...

En definitiva, personas inseguras, que temen verse superados por los demás (incluso por personas cercanas), pero que a la vez, sus egos y aires de grandeza les impiden aceptar consejos, rectificaciones o cambios de terceros. 

Para terminar, con una simple frase, vamos a resumir este post... "La gente, quiere que te vaya bien, pero no mejor que a ellos"

¡¡Gracias por leerme!!

P.D. Me vienen a la mente... una vez escrito este post, una serie de palabras... #Personas#Ilusión, #Valores #Respeto, #TrabajoEnEquipo... que importantes todos para el funcionamiento de una empresa. ¡¡Sí!! ¡¡También para la tuya!!

Alberto Joven

info@albertojoven.com
ajoven@seikoasesores.es

Twitter: @alberjv

2 comentarios: