miércoles, 12 de febrero de 2020

La pausa: Café, copa y puro

¡Qué nos volvemos locos!

Y es que, al final va a ser verdad que vemos demasiada televisión... ¡¡oye y lo que entendemos de todo!!

Hace no mucho, la conversación fue el SMI, que parece que ya se nos ha olvidado, pero ahora tenemos un comentario estrella en los corrillos "obligación de fichar la pausa del café o del cigarro"

Así, sobre la marcha... ¿qué pasa pues? ¿qué hay de malo? ¿nada no? La empresa te pone a disposición que determinado tiempo de trabajo lo utilices para charlar con tus compañeros, tomar un café o fumar un cigarro. ¿Y si no fumo? Pues... yo que se, leerás el Marca, escribirás en Facebook o le mandarás whatsapp a tus amigos con Memés del Gobierno. ¿O no?

La cuestión, es que nos volvemos locos. Demasiado locos.


El Control Horario en las empresas

Hay empresas, que tienen la costumbre sus empleados de tomar un café de 20 minutos al día. En unos convenios, está regulado, en otros no. En unos se descuenta el tiempo, en otros no... En unas empresas hay manga ancha, en otras no... ¿Os ha dicho algo nuevo la Sentencia de la Audiencia Nacional? ¡A mí no!

¿Qué ocurre? Que Sentencia en mano, se habla de un caso muy concreto, de una situación muy concreta que un Comité ha llevado al Juzgado. Y no quedará ahí... puesto que esto posiblemente irá al Supremo.

Muchos telediarios, con respuestas de personas que dicen que no es para tanto. Hacemos unas cuentas sencillas. Un café de 20 minutos, por 225 días, son 4.500 minutos, 75 horas de trabajo, algo más de 9 días laborables. ¡¡Ojo!! Que no me parece ni mucho ni poco... ni bien ni mal, que son datos.

¿Se imagina alguien una norma que diga que hay que salir 20 minutos todos los días más tarde? No por el café... sin café y 20 minutos más tarde.

Sentido común. Las empresas que lo hacían bien, lo seguirán haciendo bien, pero las que lo hacían mal, lo seguirán haciendo mal.

Los que pagaban por debajo del SMI, lo seguirán haciendo, los que pagan en negro también. Los que explotan a la gente también.

Café, copa y puro, pero talento cero. Pa qué...

¿Por qué pasan estas cosas?

Porque se legisla con la gorra, con las tripas, con el titular, y no se conoce el verdadero interior de la empresa, de la Pyme, de la verdulería de tu barrio que trabajan 3, o del bar de la esquina.

Cuando la norma del Control Horario ya avisé que era algo que carecía de enjundia, que tenía lagunas, que no se podía legislar de ese modo. Así pasa lo que pasa... legislamos con la pancarta y después, sellos y parches por todos lados.

Ahora todos alborotados... y los de los bares nerviosos. No se asusten ustedes, que todos seguiremos con el café... o como no, en caso contrario nos pasaremos al Kas de limón.


Alberto Joven
info@albertojoven.com
ajoven@seicoasesores.es

Twitter: @alberjv