jueves, 25 de marzo de 2021

#Renta2020 ¿Renta y ERTE en 2020?

¿Renta y ERTE en 2020? Ni pagarás más, ni pagarás menos...

Ya tenemos otra montada.... ¡cómo había pocas! Si no quieres taza, pues taza y media...

Pues... que te va a tocar pagar si en 2020 tuviste un ERTE, cobraste más de 1.500 euros del SEPE, tienes más de un pagador, etc., etc.

Pero ojo, que no vas a pagar por nada, ni porque se hayan alineado los astros y los cometas para que tu declaración salga a pagar. Simplemente, vas a pagar lo que te han dejado de retener en 2020. Ni más, ni menos.

Si fuiste previsor, y a sabiendas de que el SEPE no te iba a retener, le dijiste a tu empresa que incrementara tu retención de IRPF, posiblemente la sorpresa sea menor, pero... si has ido cobrando, compatibilizando ERTE y trabajo en activo... nada o poco hay a hacer.

Antes de nada, grábate esto en una camiseta, y enséñala en la playa este verano:

"No se paga más a la Agencia Tributaria, por tener dos pagadores en un mismo ejercicio"

Esta leyenda urbana, la debió inventar el mismo que dijo que en las vacaciones, 15 días los elige la empresa y 15 el trabajador... y mira que tuvo éxito el pájaro eh... 


Unas cosillas importantes a tener en cuenta... y que quizá te vengan bien

  • La obligación de hacer declaración, viene dada a partir de los 22.000 euros cuando solo hay un pagador... ¡¡¡¡pero!!!! la obligación de retener, parte desde los 14.000 euros. Con ello, si estás entre 14.000 y 22.000 euros, quizá no estés obligado a hacer declaración, pero si que estás obligado a tener una retención correcta en la nómina. ¿A qué nunca se te va a olvidar?
Este año, muchos de vosotros, por desgracia habéis estado en situación de ERTE, y viene a resultar, que el SEPE, hace una retención CERO PATATERO en el pago que realiza. "Pa todo tienen" con los "viruses" que les entran y esas cosas... 

Con todo ello, posiblemente, estáis en el umbral entre 14.000 y 22.000 euros, y además, tenéis más de un pagador, y además, ese segundo pagador supera los 1.500 euros, y además, no os ha retenido nada de IRPF, y además... y además... y además... pase por caja por favor.

¿Y por qué tienes que pagar? ¡¡Atento a este ejemplo!!

Perceptor con 17.800 euros brutos (sin hijos)
Su retención habitual, debería ser un 9,17% mensual, lo que vendría a ser un pago de 1.632,26 euros a la Agencia Tributaria

Resulta, que este perceptor ha estado en ERTE, y los 17.800 euros los ha cobrado, 12.000 euros de su empresa y 5.800 euros del SEPE. Su empresa, le ha hecho la retención correcta (12.000 x 9,17% = 1.100,40€) pero el SEPE, de los 5.800 euros no le ha retenido nada.

¿Qué hará la Agencia Tributaria en su Declaración? Sumará ambas percepciones (12.000 + 5.800 y calculará que ese trabajador, debe aportar 1.632,26 euros, pero que solo ha aportado 1.100,40 euros. ¿Entonces? Pase usted por caja por el importe de 531,86 euros (1.632,26 - 1.100,40)

No te enfades... ahora te hago unas preguntas y respuestas

  • ¿Te ha retenido el SEPE algo en tu ERTE? NO
  • ¿Te ha retenido de forma correcta tu empresa en nómina? SI
  • ¿Has pagado a Hacienda más dinero por tener dos pagadores? NO
  • ¿Es una "putada" que el SEPE no haga bien las cosas y retenga mal? SI
  • ¿Le podemos reclamar algo? Al maestro armero...

Como ves, dentro de lo "chungo" de la situación, he intentado explicar de una forma sencilla y coloquial, los motivos por los que muchos trabajadores van a tener que pagar por sus ERTEs en la declaración de la renta.

Además de todos los retrasos de pagos, impagos, situaciones inverosímiles que hemos sufrido, ahora, muchos de los perceptores tendrán que afrontar pagos a la Agencia Tributaria. Lamentablemente, poca o ninguna solución hay, eso si, al menos... no te quedes con la espina de haber pagado más, puesto que como dice la camiseta de la playa...

"No se paga más a la Agencia Tributaria, por tener dos pagadores en un mismo ejercicio"

Alberto Joven

jueves, 4 de marzo de 2021

Un año perdido...

... y que solo sea en el tiempo, ¿verdad?

Todos tenemos en la retina, aquella rueda de prensa 14 de marzo de 2020. ¡Qué susto! Teníamos ante nosotros, la situación más dura y dantesca de nuestras vidas. 

Miedo, incertidumbre, pensamientos en blanco... ¿Qué nos va a pasar? ¿Dónde vamos a ir? ¿Qué tenemos que hacer? ¿Y ahora qué?

Recuerdo, como si fuera ahora, los whatsapp en el grupo del Centro de Innovación de Despachos Profesionales, donde, unos cuantos, sin saber cuando ni como, nos lanzamos al ruedo e intentamos implantar unas estrategias, con sentido común pero sin ninguna base legal aparente, donde agarrarnos a lo que se nos venía por delante. Incertidumbre.

No me cabe duda, que el 15 de marzo de 2020, mediante una reunión en webinar que hicimos los despachos mencionados, más de cien personas conectadas marcará un antes y un después en la colaboración entre despachos profesionales. Entre personas, concretamente. A partir de ese 15 de marzo, 47 webminars, de una duración media de 90 minutos, de forma diaria. Daba igual viernes que sábados, que festivos... siempre había compañeros que necesitaban ayuda, aliento, una palmada virtual en la espalda. Allí estábamos todos, para animarnos y para gestionar políticas de trabajo en común. Fue nuestra salvación.

Jornadas laborales interminables, 50, 60, 70 horas semanales. Ojeras, indefensión, tristeza, estrés, ansiedad, miedo... mucho miedo. ¿Una cosa positiva? Durante marzo y abril de 2020, todavía no se había perdido la empatía. Y ahora, ¿dónde está?

Por aquella época, escribí un post, con lágrimas en los ojos, y fruto de la situación que se llamaba "No quiero que nos aplaudan. Solo que nos comprendan" Os podéis imaginar. En situación normal, ni nos han aplaudido, que no queríamos, ni nos han comprendido.




Lo he dicho una y otra vez. Jamás, nos compararemos con un médico que ha salvado vidas, pero nuestra función en este año, este año perdido, ha sido tal, que gracias a nosotros, los que trabajamos en un despacho profesional, se ha sustentado el país, con ingresos, gestiones, pagos, cobros, etc. Cuando nadie cogía el teléfono, ahí estaba tu despacho, que con miedo, con incertidumbre, sin contactos, sin saber a quien preguntar, intentaba solucionar un problema, que en muchos casos no dependía de él. Largas conversaciones, horas intempestivas, whatsapp a las 6 de la mañana, correos a las 11 de la noche... y tú asesor, ahí, respondiendo, animando ayudando, en lo que ha podido.

Pero también somos personas, y lloramos y tenemos miedo, y tenemos estrés, y ansiedad, y familiares enfermos, y amigos fallecidos... pero siempre hemos estado ahí. Por la situación, por profesionalidad, y por responsabilidad. Siempre ahí.

¿Y ahora qué? Vuelvo a preguntar. Normalidad... ¿dónde está la normalidad? ¿Alguien la ve? ¿Y por qué a nosotros se nos exige en plazos, normas, leyes, inspecciones,? Justo o injusto, es lo que tenemos. Poco podemos hacer, salvo hacerlo público y partícipe.

Compañeros con ictus, enfermedades nerviosas, ansiedad, estrés, problemas físicos y psíquicos, que vienen dados por un año, un año perdido en el que mucha gente, no ha sido capaz de reconocer lo más mínimo el esfuerzo que hemos hecho en los despachos.

Hay un dicho, muy chulo que a veces utilizo que dice "El que juzgue mi camino, le presto mis zapatos", y vaya si se los presto, y seguro que como yo, todos los que nos dedicamos a esta apasionante profesión.

Orgulloso estoy, y hablo en primera persona, de mi equipo, de mi gente, de los que me rodean, puesto que hasta en los peores momentos, hemos/han sido capaces de trabajar y luchar con una sonrisa. Hasta en las peores situaciones.

¿Qué nos hemos equivocado en algo? ¡Por supuesto! Líbrame de aquel dice no haberse equivocado nunca.

Empatía... ¿dónde estas? Recuerda, te sigo ofreciendo mis zapatos.


DEDICATORIA: 

A mi padre, por hacerme con su enfermedad fuerte, y animarme a escribir en este blog. A mi madre, por todo lo que me ha apoyado y ha sufrido y sufre por mi. A mis hijos, a los que el trabajo y la vida, les ha robado muchos momentos de su padre. Lo siento.  A ti, porque sin ti, todo sería más dificil...

Y por supuesto, a mis compañeros de trabajo, mi equipo, mi gente, y todos mis colegas de profesión que han sufrido este año, este año perdido. 

Gracias a todos por estar ahí


Alberto Joven

domingo, 17 de enero de 2021

2021: ¿Saldremos mejores? ¡JA!

¿Recordáis mi último post/reflexión de 2020? Se llamaba "2020 veinte a la mierda" ¿Lo leíste?

Ojo, que el 2021 ha empezado de nota el cabrón... y espera, que en 15 días, nos ha puesto contra las cuerdas ya en varios temas. ¡Qué siga la fiesta!

El otro día, con una persona muy importante para mi, hablaba de que enfadarse, cabrearse, querer romper el mundo, por temas que no están en nuestro poder o alcance, además de no servir para nada, nos quema unas energías, que en estos momentos nos sirven para mucho.

El 2020, además de enseñarnos muchas cosas, nos dejó claro que la comunicación, la tecnología, nos ha hecho y nos ha permitido mantener el contacto con personas, que de no haber sido por Skype, por Zoom, por Whatsapp... no hubiésemos podido contactar con ellos. La tecnología, acerca... o así siempre lo he visto yo, aunque haya gente que siga pensando lo contrario. Por cierto, lo del cambio climático, con la Filomena esta... bien también.

Y qué cojones, que no vamos a salir mejores... ¿o es que pensáis que si? Venga hombre... está el panorama como para salir mejores... o peores... está el panorama como para elegir.

Eso sí... yo tengo mi lista, y que poco me equivoco. Para las cañas, para el vermut, para los cubatas... la lista es grande, pero... ¡ah joder! cuando se tuerce la cosa, la lista va siendo más pequeña, y las excusas más grandes. Yo, claro lo tenía y claro lo tengo... y de mi pequeña lista, puedo decir alto y claro que los que estaban son los que son. De los que no esperabas nada, no te defraudes, porque nunca tuvieron nada que ofrecerte...


Conocéis de sobra mi trabajo. Soy socio de Seico Consultores y responsable del Área Laboral. Pero ojo... que yo soy Alberto el de Morés, o como dice mi amigo Imanol Sánchez, Alberto "el de las vacas de Morés"... oye y orgulloso eh. Y los mismos amigos que tenía hace 10 años tengo ahora, y los mismos en los que confiaba haca 10 años, confío ahora... y los mismos que yo sabía que eran "CocaColeros" hace 10 años... lo pienso ahora.

¿Qué esto nos hará mejores? "Mecaguenelturrón" ... que no chico que no. Que esto nos hará iguales, que seguimos dando por el saco los mismos, que los que son malos, son peores, y los que eran regulares malos... y los que eran buenos "justicos" ahora son regulares. Y los chivatos, pelotas, mediocres, etc. ahora se multiplican... e intentan salvarse a costa de cualquier cosa. Esto, es la selva, la ley del más fuerte, la del más listo, o la del más "perro". Que no salimos mejores que no...

¿Cuántas tostadas me he comido, nos hemos comido por culpa de la incompetencia del SEPE? Como dice mi amigo de Madrid, Rafael Ruiz necesito una desintoxicación de SEPE en este 2021. Pero no yo solo, sino el 90% de los compañeros de las asesorías laborales, a los cuales se nos ha señalado vilmente, y echado la culpa de falta de cobros y prestaciones cuando, simplemente, su incompetencia, su falta de ganas de trabajar, y el deseo de echar balones fuera, ha creado el problema. Y si, posiblemente no han tenido los medios, pero nosotros tampoco, y los plazos, las espadas y la guillotina ha estado siempre en nuestro cuello. Cero empatía con ellos. Cuando uno barre y echa la mierda debajo de la alfombra, tarde o temprano sale, y aunque se enfade mi socio Javier Lázaro soy rencoroso, me han hecho llorar y sufrir, y no solo a mi, sino también a mi equipo, y a personas muy cercanas. Cero empatía, tanto con ellos como con todos los que les han creído y nos han hecho participes de sus historias interminables.

Y espera... que esto no ha acabado, y soy cabezudo, y los tengo entre ceja y ceja, y lo que no es justo, además de protestarse se denuncia. Menuda cabeza tengo yo...

Es que al final, aquí solo queda la pataleta, que haya los menores BOEs posibles, e intentar hacer todo lo mejor posible. En 2020, no hemos tenido ni sábados ni domingos, ni por supuesto festivos ni días de guardar. Por la mañana, por la tarde, por la noche, de madrugada, la llamada, el whatsapp... y ahí hemos estado contestando. ¿Y sabes qué? Que para muchos, era nuestra obligación contestar, y les daba igual, tener a una madre con problemas de salud, o a tus hijos llorando.

Quede claro una cosa, jamás me compararé con un médico, enfermero, profesional de la salud, como dije en un post en marzo de 2020 (jodo si ha pasado tiempo), no quiero que me aplaudan, solo que me respeten

Joder cuantas líneas. ¿Saldremos mejores? NO, con eso, nos valía pero un domingo por la tarde, me apetecía escribir. Me relaja y lo necesito.

¿Algún día alguien entenderá y se dará cuenta de nuestro trabajo? NO. Pero bueno, eso ya lo escribiré otro domingo...



Alberto Joven

jueves, 31 de diciembre de 2020

En 2020 nos tocó cruz... Feliz Año 2021

Olvidemos lo pasado. Nos preparamos para lo que viene.

2020, es y debe ser un año que siempre tendremos presente, pero del que no tenemos que estar siempre lamentándonos.  Lo pasado, pasado fue. Nos marcará un antes y un después, pero se fue y ya no volverá.

Quizá, el 2020 nos haya hecho ver, tocar, saber, apreciar... otras realidades de la vida. Como digo en la imagen que acompaña este breve post, "la historia se escribe de momentos felices y otros que lo son menos"

Nos tocó cruz. Seguiremos luchando para que en el 2021 nos toque cara.

Mis mejores deseos para todos.

PAZ, AMOR, SALUD Y TRABAJO



FELIZ AÑO 2021

Alberto Joven

miércoles, 30 de diciembre de 2020

"2020, veinte a la mierda"

Ilustrativo el título de mi post. Directo, sin rodeos, de cara, como a mi me gusta. Sin tontadas. "Veinte" a la mierda 2020.

No se ni por donde empezar. De los deseos, esperanzas, ilusiones de comienzo de año, se pasó de sopetón a la realidad de este 2020. Ver al presi durante el mes de marzo en televisión, acojonaba... ¿eh? Bueno, y ahora también...

La verdad, que cuando me pongo a escribir un post, en condiciones normales, es porque tengo un momento de lucidez, dentro de lo espeso de mi cabeza, y en este caso, creía que lo tenía, pero tengo un "totum revolutum" en mi cabeza que lo flipáis.

Los primeros serán ellos. Hola SEPE, ¿vuestro año bien? Jodo "pajáros" con acento en la segunda "a" como le gustaría a mi amigazo Agustín Martín. Habéis jugado al guiñote, nos habéis cantado las cuarenta sin llevarlas, habéis arrastrado de tres, y habéis tirado el as dos veces. Comeros 20 uvas este año, y al año que viene 4, así compensáis. O sino... si no tenéis uvas, decir que ha sido culpa de la tienda que no ha traído.

Me pongo serio. El limón más limón del 2020 es para vosotros. Ha sido muy duro trabajar en soledad, sin respuesta, e intentando echarnos balones para controlar con la nuez. Hemos controlado casi todos, pero... #jodopetaca. No quiero hacer más sangre. Solo os pido un poquito de profesionalidad.

Por supuesto, y que a nadie le quepa duda, aquellas personas que hemos perdido, esos familiares que se nos han ido, esas residencias y esos abuelos que no han podido ver durante meses a sus nietos... esos últimos años de vida, encerrados... siempre estarán en mis prioridades y mis respetos. Ánimo.

Casi, de Seico Consultores, que nos mudamos en Marzo 2020 a nuestras nuevas oficinas en Sagasta 2, hablaré en otro momento. Vaya puntería la nuestra eh... El día que poníamos los últimos vinilos, salió el presi a anunciar la debacle.


Me viene a la mente mucha gente. Unos para bien, otros para mal. Y "ojo cuiado" que yo soy rencoroso... siempre me lo echa en cara mi socio Javier Lázaro

En general, en los momentos malos es cuando se ven a las personas. Yo este 2020 he sacado la libreta, y he sacado más faltas que Chicote al Restaurante Chino de Zaragoza. Lo que le gusta a la gente, echar la culpa a los demás oiga. "Pío pío, que yo no he sido...

Siempre me decía mi gran amigo Chema Sanz, que hay que ser consecuente hasta con el error. Tal y como está el patio, si metes la cabeza en la tierra cual avestruz, las hostias no tardan en llegar. ¡Y es normal! Con lo que asusta un avestruz de cara, y el patadón que tiene cuando está escondida... ¡¡¡siempre de cara!!!

Sorpresas y decepciones profesionales, que todas te ayudan a sumar. Empresas / marcas de las que rascas, y tienen menos contenido que la sorpresa de un huevo Kinder. De todo se tiene que aprender, pero ojo, no os paséis que yo de perder pasta, ya aprendí lo suficiente en Tendido 18 Teruel. Con ese aprendizaje... estoy cubierto en esa faceta.

Ya os he dicho que mi cabeza estaba revuelta. ¿Se nota eh?

2020 me ha hecho llorar, reir, asustar, no dormir, soñar, y volver a llorar. Momentos en los que me ha acojonado pero bien, y otros, en los que mi pundonor y esfuerzo, han demostrado que dando la cara y trabajando duro se obtienen resultados.

Realmente, hoy precisamente yendo al trabajo, comentaba con una persona que si miras atrás... realmente parece que fue ayer cuando empezó el Estado de Alarma. No se si es porque lo queremos olvidar... pero así parece.

Joder, si me olvido de Imanol Sánchez me corta una oreja. ¡Qué cojones tienes señor! Enhorabuena por tu esfuerzo, tu tesón, tu lucha, tu formación y tu capacidad para revalorizar tu marca. En un año, en el que estaba todo perdido, has sido un espejo (a veces eh...) en el que fijarme.

Y sigo dando tumbos, y a punto de cerrar este post, por supuesto dando las gracias a todos mis compañeros del equipo laboral de Seico Consultores (equipazo profesional y personal), quiero dejar claro que sin el grupo humano del Centro de Innovación de Despachos Profesionales, nada hubiese sido posible este maldito año. Un grupo de profesionales, que nos hemos apoyado en un ejemplo de gestión profesional, gracias a la cual hemos podido unir criterios, y mantener un hilo de vida en los momentos más tensos de la pandemia.

Oye, por cierto... mientras escribo este post, que voy a cambiar lo del SEPE. En vez de 20 uvas, este año 18 y al año que viene 6. ¿Como molan los cambios eh? ¡Como hacen ellos!

Cierro este post, un poco... nublado, con demasiada información que se ha colapsado en mi cerebro, dando las gracias de corazón a todas las personas que han estado a mi lado, a esas que han hecho que el futuro merezca la pena, y sobre todo, pidiendo perdón a mis hijos, por todos esos momentos que el 2020 me ha hecho perder.

Como decía aquel, no se quien pero lo decía... VOLVEREMOS

FELIZ AÑO 2021

Alberto Joven

domingo, 20 de diciembre de 2020

Lucha e Ilusión. #Navidad2020

Lucha e Ilusión dos palabras que en muchos casos pueden ser una paradoja para el año que vamos a cerrar. Pero, ¿qué sería la vida sin ilusión? 

Para los que tenemos hijos, por lo general, ellos son el motor que nos genera la gasolina de poder seguir hacia adelante. Pero... no solo ellos, si no todos aquellos que están a nuestro lado, bien día tras día, o bien en momentos puntuales. Lucha e Ilusión como estado, son conceptos sin los cuales, será difícil poner los pies en el suelo con una sonrisa al día siguiente.

Creo que en otros post, en otros años, ya habéis podido leer que la Navidad, no es una época del año que me guste especialmente, pero que si, como deberían hacer otros en otras situaciones de la vida, lo respeto. Lo respeto al máximo.

No quería alargarme mucho. Este año ha sido distinto. Un 2020 con más sombras que luces, con más llantos que sonrisas, pero que no nos debe sumir en la tristeza, y mucho menos, en una bajada de brazos permanente. Echo la vista atrás, y mi 2020, tiene momentos que me permiten sentirme orgulloso, y que esos momentos negativos queden en el olvido.

Luchar, esforzar, soñar, reír, ilusionar... son palabras que debemos tener siempre en nuestra mente y en nuestro bolsillo. Nunca sabes cuando las vas a utilizar, y son la mejor arma para hacer frente a momentos como el que vivimos.

Ójala todos los que estáis leyendo estas líneas, al año que viene, podáis disfrutar a vuestro lado de todos aquellos de los que hoy, por una causa u otra, no podéis abrazar.

Y vuelvo a la frase de mi postal navideña.  Yo, la lucha, nunca la dejé, y la ilusión la  llevo en el bolsillo, asi que... recuerda "Solo tú..."

Feliz Navidad, de corazón




Alberto Joven

jueves, 26 de noviembre de 2020

Emprender en tiempos de pandemia. ¿Por qué no?

¿Estamos locos? Pues no se... la verdad, o bien tiramos para adelante, o de verdad acaberemos... ¿dónde?

Yo, siempre he presumido de ser una persona optimista, luchadora, alegre... y que nunca meh han asustado los retos, y si me han asustado, pues los he hecho con miedo, y a tomar por saco. Soy así.

Este 2020, empezó con muchas ilusiones. Cambios personales y futuro profesional a cielo abierto. Pero de repente la vida te dice... ¡¡STOP!! ¿Qué pasa pues? ¡¡Qué aquí estoy yo par ponerlo difícil!! La esperanza se convierte en miedo, el miedo en temor, el temor en... ¡¡Ojo!! Le plantamos cara... ¡¡y lo hacemos con miedo!!

Y eso hice, con miedo, con mucho miedo, dudas y ganas de irme a una isla desierta, cogí las riendas de todo lo que me venía por delante. Repito, con miedo. ¿O acaso alguien duda de que los toreros tienen miedo? ¡¡Claro que lo tienen!! Y aquí estoy, toreando el año, como puedo... a veces bien, a veces menos bien...

¡¡He cometido errores!! Claro que los he cometido, pero... "líbrame por favor, de aquel que dice no haberse equivocado nunca". Tengo espinas clavadas, no muchas, y alguna "bofetada" que devolver, (aunque dicen que ser rencoroso no es bueno).

Pero bueno, aquí estamos, a 26 de noviembre de 2020, con mucho miedo pasado y mucho por pasar, pero con la conciencia muy tranquila, satisfecho de mi trabajo, de mi esfuerzo, pero sobre todo, satisfecho de una cosa, de que todos los que están a mi alrededor han arrimado el hombro como yo, o más. Me he dado cuenta de la importancia de trabajar en equipo, de cuidar a las personas, de valorar los aciertos y perdonar los fallos, y sobre todo, de tener siempre un teléfono al que llamar cuando mis fuerzas flaqueaban.

Pero espera, que no contento con todo este follón que os he contado, este 2020 nace Posicionatumarca.com un proyecto empresarial que nace de la mano de Imanol Sánchez y José Antonio Visús, en el que ayudamos a empresas a posicionarse en las Redes Sociales, y sobre todo a mejorar su comunicación audiovisual. Un nuevo proyecto, y van tres en mi vida.



Sin duda, Seico Consultores es el que me da la vida y me quita el sueño. Una ilusión de niño, que se me cae la baba solo de pensar donde hemos llegado, y por supuesto lo que me queda, o nos queda o por llegar.

Tendido 18 Teruel, es el engaño que todos hemos tenido alguna vez. Quien no ha fracasado en un proyecto, es que nunca ha emprendido. Aposté, y perdí, pero aprendí mucho. Ahora... "perder pasta", jode un huevo eh... que no os cuenten milongas.

Y este tercer reto empresarial, aunque anexo, y al que dedico muy poco tiempo, es una pata más en una vida la mía, en la que siempre he estado inventando, innovando, trabajando, esforzándome para conseguir que mis hijos estén orgullosos de su padre, y por supuesto, mi padre, de su hijo (ójala me pudieses ver)

Fíjate, que estoy hablando del 2020, y no he hablado ni de Covid, ni de Pandemia, ni de Coronavirus... ni del Gobierno. Y es que... igual que nos acostumbramos a trabajar mientras Bárcenas hacía de las suyas, o los de los ERE's de Andalucía se las llevaban frescas, esto no nos puede parar, no nos debe parar. ¡¡Solo la salud nos echará a la cama!

Y como no se quien lee este blog y quien no, y se que muchos lo leen pero no dicen nada, siempre siempre siempre recordaré a aquel gacho, que iba diciendo de mi "va dando charlas de emprender, y ese no es un emprendedor". No hay que ser rencoroso, pero chico... te dedico esa frase con cariño.

También os voy a decir otra cosa. Cuando diriges un equipo, cuando eres responsable de gente, cuando tienes gente a tu cargo, lo más importante, es saber los que no tienes que hacer con ellos.  Igual no viene a cuento, pero es una pista que te puede venir bien.

Jodo, pues que me ha quedado un post largo y todo.

Emprender en tiempos de pandemia es posible. Ilusión, capacidad de esfuerzo y... si tienes miedo, hazlo con miedo. Ya está.

Ahí seguimos en Seico Consultores creciendo, trabajando con vídeos (este último sobre el Calendario Laboral), y sobre todo, una vez más, nutriéndonos de personas, de opiniones, de gente del Centro de Innovación de Despachos al que pertenecemos, con los que nos hemos hecho más fácil esta situación.

Emprender ese gen que no te deja quieto... y que te hacer convertirte en alguien diferente. Ah, pero no lo olvides, los toreros, también tienen miedo.


Alberto Joven