jueves, 25 de marzo de 2021

#Renta2020 ¿Renta y ERTE en 2020?

¿Renta y ERTE en 2020? Ni pagarás más, ni pagarás menos...

Ya tenemos otra montada.... ¡cómo había pocas! Si no quieres taza, pues taza y media...

Pues... que te va a tocar pagar si en 2020 tuviste un ERTE, cobraste más de 1.500 euros del SEPE, tienes más de un pagador, etc., etc.

Pero ojo, que no vas a pagar por nada, ni porque se hayan alineado los astros y los cometas para que tu declaración salga a pagar. Simplemente, vas a pagar lo que te han dejado de retener en 2020. Ni más, ni menos.

Si fuiste previsor, y a sabiendas de que el SEPE no te iba a retener, le dijiste a tu empresa que incrementara tu retención de IRPF, posiblemente la sorpresa sea menor, pero... si has ido cobrando, compatibilizando ERTE y trabajo en activo... nada o poco hay a hacer.

Antes de nada, grábate esto en una camiseta, y enséñala en la playa este verano:

"No se paga más a la Agencia Tributaria, por tener dos pagadores en un mismo ejercicio"

Esta leyenda urbana, la debió inventar el mismo que dijo que en las vacaciones, 15 días los elige la empresa y 15 el trabajador... y mira que tuvo éxito el pájaro eh... 


Unas cosillas importantes a tener en cuenta... y que quizá te vengan bien

  • La obligación de hacer declaración, viene dada a partir de los 22.000 euros cuando solo hay un pagador... ¡¡¡¡pero!!!! la obligación de retener, parte desde los 14.000 euros. Con ello, si estás entre 14.000 y 22.000 euros, quizá no estés obligado a hacer declaración, pero si que estás obligado a tener una retención correcta en la nómina. ¿A qué nunca se te va a olvidar?
Este año, muchos de vosotros, por desgracia habéis estado en situación de ERTE, y viene a resultar, que el SEPE, hace una retención CERO PATATERO en el pago que realiza. "Pa todo tienen" con los "viruses" que les entran y esas cosas... 

Con todo ello, posiblemente, estáis en el umbral entre 14.000 y 22.000 euros, y además, tenéis más de un pagador, y además, ese segundo pagador supera los 1.500 euros, y además, no os ha retenido nada de IRPF, y además... y además... y además... pase por caja por favor.

¿Y por qué tienes que pagar? ¡¡Atento a este ejemplo!!

Perceptor con 17.800 euros brutos (sin hijos)
Su retención habitual, debería ser un 9,17% mensual, lo que vendría a ser un pago de 1.632,26 euros a la Agencia Tributaria

Resulta, que este perceptor ha estado en ERTE, y los 17.800 euros los ha cobrado, 12.000 euros de su empresa y 5.800 euros del SEPE. Su empresa, le ha hecho la retención correcta (12.000 x 9,17% = 1.100,40€) pero el SEPE, de los 5.800 euros no le ha retenido nada.

¿Qué hará la Agencia Tributaria en su Declaración? Sumará ambas percepciones (12.000 + 5.800 y calculará que ese trabajador, debe aportar 1.632,26 euros, pero que solo ha aportado 1.100,40 euros. ¿Entonces? Pase usted por caja por el importe de 531,86 euros (1.632,26 - 1.100,40)

No te enfades... ahora te hago unas preguntas y respuestas

  • ¿Te ha retenido el SEPE algo en tu ERTE? NO
  • ¿Te ha retenido de forma correcta tu empresa en nómina? SI
  • ¿Has pagado a Hacienda más dinero por tener dos pagadores? NO
  • ¿Es una "putada" que el SEPE no haga bien las cosas y retenga mal? SI
  • ¿Le podemos reclamar algo? Al maestro armero...

Como ves, dentro de lo "chungo" de la situación, he intentado explicar de una forma sencilla y coloquial, los motivos por los que muchos trabajadores van a tener que pagar por sus ERTEs en la declaración de la renta.

Además de todos los retrasos de pagos, impagos, situaciones inverosímiles que hemos sufrido, ahora, muchos de los perceptores tendrán que afrontar pagos a la Agencia Tributaria. Lamentablemente, poca o ninguna solución hay, eso si, al menos... no te quedes con la espina de haber pagado más, puesto que como dice la camiseta de la playa...

"No se paga más a la Agencia Tributaria, por tener dos pagadores en un mismo ejercicio"

Alberto Joven

jueves, 4 de marzo de 2021

Un año perdido...

... y que solo sea en el tiempo, ¿verdad?

Todos tenemos en la retina, aquella rueda de prensa 14 de marzo de 2020. ¡Qué susto! Teníamos ante nosotros, la situación más dura y dantesca de nuestras vidas. 

Miedo, incertidumbre, pensamientos en blanco... ¿Qué nos va a pasar? ¿Dónde vamos a ir? ¿Qué tenemos que hacer? ¿Y ahora qué?

Recuerdo, como si fuera ahora, los whatsapp en el grupo del Centro de Innovación de Despachos Profesionales, donde, unos cuantos, sin saber cuando ni como, nos lanzamos al ruedo e intentamos implantar unas estrategias, con sentido común pero sin ninguna base legal aparente, donde agarrarnos a lo que se nos venía por delante. Incertidumbre.

No me cabe duda, que el 15 de marzo de 2020, mediante una reunión en webinar que hicimos los despachos mencionados, más de cien personas conectadas marcará un antes y un después en la colaboración entre despachos profesionales. Entre personas, concretamente. A partir de ese 15 de marzo, 47 webminars, de una duración media de 90 minutos, de forma diaria. Daba igual viernes que sábados, que festivos... siempre había compañeros que necesitaban ayuda, aliento, una palmada virtual en la espalda. Allí estábamos todos, para animarnos y para gestionar políticas de trabajo en común. Fue nuestra salvación.

Jornadas laborales interminables, 50, 60, 70 horas semanales. Ojeras, indefensión, tristeza, estrés, ansiedad, miedo... mucho miedo. ¿Una cosa positiva? Durante marzo y abril de 2020, todavía no se había perdido la empatía. Y ahora, ¿dónde está?

Por aquella época, escribí un post, con lágrimas en los ojos, y fruto de la situación que se llamaba "No quiero que nos aplaudan. Solo que nos comprendan" Os podéis imaginar. En situación normal, ni nos han aplaudido, que no queríamos, ni nos han comprendido.




Lo he dicho una y otra vez. Jamás, nos compararemos con un médico que ha salvado vidas, pero nuestra función en este año, este año perdido, ha sido tal, que gracias a nosotros, los que trabajamos en un despacho profesional, se ha sustentado el país, con ingresos, gestiones, pagos, cobros, etc. Cuando nadie cogía el teléfono, ahí estaba tu despacho, que con miedo, con incertidumbre, sin contactos, sin saber a quien preguntar, intentaba solucionar un problema, que en muchos casos no dependía de él. Largas conversaciones, horas intempestivas, whatsapp a las 6 de la mañana, correos a las 11 de la noche... y tú asesor, ahí, respondiendo, animando ayudando, en lo que ha podido.

Pero también somos personas, y lloramos y tenemos miedo, y tenemos estrés, y ansiedad, y familiares enfermos, y amigos fallecidos... pero siempre hemos estado ahí. Por la situación, por profesionalidad, y por responsabilidad. Siempre ahí.

¿Y ahora qué? Vuelvo a preguntar. Normalidad... ¿dónde está la normalidad? ¿Alguien la ve? ¿Y por qué a nosotros se nos exige en plazos, normas, leyes, inspecciones,? Justo o injusto, es lo que tenemos. Poco podemos hacer, salvo hacerlo público y partícipe.

Compañeros con ictus, enfermedades nerviosas, ansiedad, estrés, problemas físicos y psíquicos, que vienen dados por un año, un año perdido en el que mucha gente, no ha sido capaz de reconocer lo más mínimo el esfuerzo que hemos hecho en los despachos.

Hay un dicho, muy chulo que a veces utilizo que dice "El que juzgue mi camino, le presto mis zapatos", y vaya si se los presto, y seguro que como yo, todos los que nos dedicamos a esta apasionante profesión.

Orgulloso estoy, y hablo en primera persona, de mi equipo, de mi gente, de los que me rodean, puesto que hasta en los peores momentos, hemos/han sido capaces de trabajar y luchar con una sonrisa. Hasta en las peores situaciones.

¿Qué nos hemos equivocado en algo? ¡Por supuesto! Líbrame de aquel dice no haberse equivocado nunca.

Empatía... ¿dónde estas? Recuerda, te sigo ofreciendo mis zapatos.


DEDICATORIA: 

A mi padre, por hacerme con su enfermedad fuerte, y animarme a escribir en este blog. A mi madre, por todo lo que me ha apoyado y ha sufrido y sufre por mi. A mis hijos, a los que el trabajo y la vida, les ha robado muchos momentos de su padre. Lo siento.  A ti, porque sin ti, todo sería más dificil...

Y por supuesto, a mis compañeros de trabajo, mi equipo, mi gente, y todos mis colegas de profesión que han sufrido este año, este año perdido. 

Gracias a todos por estar ahí


Alberto Joven

domingo, 17 de enero de 2021

2021: ¿Saldremos mejores? ¡JA!

¿Recordáis mi último post/reflexión de 2020? Se llamaba "2020 veinte a la mierda" ¿Lo leíste?

Ojo, que el 2021 ha empezado de nota el cabrón... y espera, que en 15 días, nos ha puesto contra las cuerdas ya en varios temas. ¡Qué siga la fiesta!

El otro día, con una persona muy importante para mi, hablaba de que enfadarse, cabrearse, querer romper el mundo, por temas que no están en nuestro poder o alcance, además de no servir para nada, nos quema unas energías, que en estos momentos nos sirven para mucho.

El 2020, además de enseñarnos muchas cosas, nos dejó claro que la comunicación, la tecnología, nos ha hecho y nos ha permitido mantener el contacto con personas, que de no haber sido por Skype, por Zoom, por Whatsapp... no hubiésemos podido contactar con ellos. La tecnología, acerca... o así siempre lo he visto yo, aunque haya gente que siga pensando lo contrario. Por cierto, lo del cambio climático, con la Filomena esta... bien también.

Y qué cojones, que no vamos a salir mejores... ¿o es que pensáis que si? Venga hombre... está el panorama como para salir mejores... o peores... está el panorama como para elegir.

Eso sí... yo tengo mi lista, y que poco me equivoco. Para las cañas, para el vermut, para los cubatas... la lista es grande, pero... ¡ah joder! cuando se tuerce la cosa, la lista va siendo más pequeña, y las excusas más grandes. Yo, claro lo tenía y claro lo tengo... y de mi pequeña lista, puedo decir alto y claro que los que estaban son los que son. De los que no esperabas nada, no te defraudes, porque nunca tuvieron nada que ofrecerte...


Conocéis de sobra mi trabajo. Soy socio de Seico Consultores y responsable del Área Laboral. Pero ojo... que yo soy Alberto el de Morés, o como dice mi amigo Imanol Sánchez, Alberto "el de las vacas de Morés"... oye y orgulloso eh. Y los mismos amigos que tenía hace 10 años tengo ahora, y los mismos en los que confiaba haca 10 años, confío ahora... y los mismos que yo sabía que eran "CocaColeros" hace 10 años... lo pienso ahora.

¿Qué esto nos hará mejores? "Mecaguenelturrón" ... que no chico que no. Que esto nos hará iguales, que seguimos dando por el saco los mismos, que los que son malos, son peores, y los que eran regulares malos... y los que eran buenos "justicos" ahora son regulares. Y los chivatos, pelotas, mediocres, etc. ahora se multiplican... e intentan salvarse a costa de cualquier cosa. Esto, es la selva, la ley del más fuerte, la del más listo, o la del más "perro". Que no salimos mejores que no...

¿Cuántas tostadas me he comido, nos hemos comido por culpa de la incompetencia del SEPE? Como dice mi amigo de Madrid, Rafael Ruiz necesito una desintoxicación de SEPE en este 2021. Pero no yo solo, sino el 90% de los compañeros de las asesorías laborales, a los cuales se nos ha señalado vilmente, y echado la culpa de falta de cobros y prestaciones cuando, simplemente, su incompetencia, su falta de ganas de trabajar, y el deseo de echar balones fuera, ha creado el problema. Y si, posiblemente no han tenido los medios, pero nosotros tampoco, y los plazos, las espadas y la guillotina ha estado siempre en nuestro cuello. Cero empatía con ellos. Cuando uno barre y echa la mierda debajo de la alfombra, tarde o temprano sale, y aunque se enfade mi socio Javier Lázaro soy rencoroso, me han hecho llorar y sufrir, y no solo a mi, sino también a mi equipo, y a personas muy cercanas. Cero empatía, tanto con ellos como con todos los que les han creído y nos han hecho participes de sus historias interminables.

Y espera... que esto no ha acabado, y soy cabezudo, y los tengo entre ceja y ceja, y lo que no es justo, además de protestarse se denuncia. Menuda cabeza tengo yo...

Es que al final, aquí solo queda la pataleta, que haya los menores BOEs posibles, e intentar hacer todo lo mejor posible. En 2020, no hemos tenido ni sábados ni domingos, ni por supuesto festivos ni días de guardar. Por la mañana, por la tarde, por la noche, de madrugada, la llamada, el whatsapp... y ahí hemos estado contestando. ¿Y sabes qué? Que para muchos, era nuestra obligación contestar, y les daba igual, tener a una madre con problemas de salud, o a tus hijos llorando.

Quede claro una cosa, jamás me compararé con un médico, enfermero, profesional de la salud, como dije en un post en marzo de 2020 (jodo si ha pasado tiempo), no quiero que me aplaudan, solo que me respeten

Joder cuantas líneas. ¿Saldremos mejores? NO, con eso, nos valía pero un domingo por la tarde, me apetecía escribir. Me relaja y lo necesito.

¿Algún día alguien entenderá y se dará cuenta de nuestro trabajo? NO. Pero bueno, eso ya lo escribiré otro domingo...



Alberto Joven