jueves, 1 de mayo de 2014

El Capital Humano principal valor de tu empresa


Hoy primero de mayo, como bien todos sabemos, se celebra el Día del Trabajador (que no deja de ser curioso, celebramos sin trabajar). Un día de reivindicación que se ha convertido en una jornada política más que otra cosa. Después de leer la prensa, escuchar las noticias y leer algunos temas por la red, me he decidido a escribir un pequeño post.

La sociedad, el mundo, está cambiando, y por ende también lo están haciendo las Relaciones Laborales. La relación empresa-directivos-jefes-trabajadores has sufrido y sufre cambios continuos, y además, es que debe ser así, todos nos tenemos que adaptar a los nuevos tiempos, no solo unos cuantos.

El Capital Humano es sin duda el principal factor de éxito en una empresa, porque es el mejor valor que puede poseer. Un equipo de trabajo motivado, llevará a la empresa a consecuciones positivas. Un equipo de trabajo desmotivado, afectará a corto o largo plazo a un rendimiento negativo en los balances empresariales de la entidad. Lejos de lo que se pudiera pensar anteriormente, o incluso algunos ahora, la motivación, es cosa de dos, y normalmente tendemos a idealizar las figuras dentro de una empresa. "El jefe, está para mandar y el operario para obedecer" Este, bajo mi punto de vista, es un cuadro antiguo, un estatus jerárquico que en condiciones normales siempre desencadenará en la desmotivación del operario.



Distintos estudios en Recursos Humanos hacen distinciones entre las diferentes relaciones laborales existentes dentro de una empresa, en base al tipo de jerarquía existente en la misma, pero todas ellas coinciden en que debe de existir un nexo de unión entre las necesidades de la empresa y las necesidades del trabajador, es decir, ambos se tienen que ver recompensados, satisfechos con los resultados. En caso contrario, comenzará el camino de la desmotivación y la falta de resultados positivos.

No quiero extenderme en demasía. Solo quiero demostrar la importancia que tienen los trabajadores en la empresa, y por supuesto, la importancia que estos trabajadores rindan, cumplan y ejerzan plenamente la función que se espera de ellos. Los resultados, son cosa de dos, que nadie tenga ninguna duda. El trabajador, debe esforzarse pero la empresa debe cumplir equitativamente con los esfuerzos de los trabajadores y hoy día, uno de los principales problemas que tenemos reside en una baja cultura empresarial general, pero también una muy baja cultura del esfuerzo por parte de los trabajadores, y lo subrayo en negrita porque me parece gravísimo en este punto en el que nos encontramos.

El trabajo, hoy día es cada vez un nexo de unión entre empresa y trabajador. Unos deben acatar las directrices de sus superiores, pero estos, deberán cumplir con las expectativas de los trabajadores y por supuesto trabajar en equipo incluso escuchando recomendaciones y puntos de mejora de estos.

No quiero alargar más el post. Solo esperar que el primero de mayo de 2015 sea más positivo y en algo hayamos cambiado. Yo, desde luego, lo voy a seguir intentando.

Alberto Joven

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada