lunes, 1 de agosto de 2016

2016, ¿primera etapa cumplida?


Cómo siempre que terminamos un año y comenzamos uno nuevo, decenas de propósitos tenemos en nuestra mente... que casi siempre... se van diluyendo con el paso de los meses. Seguro que alguna vez ha sido tu caso ¿a qué sí? El mío también eh... no creas que soy mucho más "agudo" (que dicen en mi pueblo) que tú.

Pero este 2016 me empeñé en que iba a ser distinto. Si, distinto. ¿Por qué? Simple hartazgo, por ejemplo, deseos de cambio reales, por otro ejemplo, necesidad de cumplir retos, por un ejemplo más... y porque solo se vive una vez, ¡qué joder! Vivir escondido en las faldas de la mesa camilla, solo te genera una sensación placentera durante un breve espacio de tiempo... pero ya nunca podrás aspirar a mucho más. He decidido salir de esas faldas, y luchar por conseguir retos de verdad. ¿Una locura? Quizá... pero sólo se vive una vez.

Esto más o menos, lo expresaba al escribir uno de mis últimos post del año 2015, donde yo mismo me "autoafirmaba" que estaba "Listo para despegar".






Y de repente te plantas en agosto, como pasa el tiempo... y te preguntas ¿primera etapa cumplida? Me la voy a jugar, yo considero que sí. ¿Qué podría haberlo hecho mejor? ¡Seguro! ¿Qué podría haber superado algún reto más? ¡Seguro! ¿Qué me queda mucho por mejorar? ¡Seguro! ¿Qué debería haberme esforzado más en algunas facetas? ¡Seguro! Pero... qué he puesto toda la carne en el asador y he luchado contra viento y marea por seguir adelante... ¡¡¡seguro también!!!

Queda la última parte del año... la segunda parte. La más importante, la definitiva. De por medio, vienen dos semanas de descanso, de vacaciones, de desconectar pero nunca de apagar. Siempre vivo con el botoncito rojo del StandBy listo... por si hay que actuar con rapidez.

He descubierto que en esta vida, nadie regala nada, ni quiero que me regalen, aunque algunos viven en su particular mundo de que hay que estarles eternamente agradecidos... ¿por qué? No es que lo haya descubierto yo... quizá me expresé mal... es ley de vida. No hay regalos que valgan. Toca seguir luchando por crecer... y si me conoces un poco, sabrás lo tozudo que soy para eso. ¡¡Vaya si lo soy!!

¿Qué por qué te cuento esto? Sencillo y fácil. Porque si yo estoy en este momento de fuerza, trabajo, oportunidades, retos... también lo tienes que estar, lo puedes estar, lo debes estar. Recuerda, sólo se vive una vez.

¿Te lo resumo en una frase que vi por la red y que da fe de lo que realmente es nuestra vida?

"Deja de joder a tu YO del futuro y de culpar a tu YO del pasado"

¿Lo necesitas más claro? ¿No verdad?

Y poco más que contaros... aquí seguiré informando de mis aventuras y mis desventuras, de normativa y de personas, de proyectos y de realidades... en definitiva... de los momentos que nos da la vida... Sí sí... esa que solo se vive una vez.

¡¡Nos leemos!!



Alberto Joven

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada